Qué es cloud computing y cómo funciona

Para hablar del cloud computing generalmente conocido como computación en la nube o nube de servicios, deberíamos de retroceder al 2006 cuando compañías como Amazon, Microsoft, Google u Oracle entre otras empresas, apostaron por este concepto que hoy en día es utilizado por millones de usuarios.

Posiblemente te hayas preguntado sobre qué es el cloud computing, sin haberte dado cuenta de que en determinados servicios de la red lo estás utilizando. Por ejemplo, si dispones de una cuenta de Google o Microsoft Outlook, puede ser un síntoma de que estás utilizando los servicios de la nube como el correo electrónico o un sistema de alojamiento de archivos.

Qué es cloud computing

El cloud computing es una tecnología que nació para que usuarios y empresas pudiesen acceder de forma remota a las diferentes tecnologías de la nube, sin tener que instalar ningún tipo de software y accediendo a la nube a través de internet. Esto es gracias a que toda o parte de la infraestructura que puede tener un negocio se encuentra en centros de datos que generalmente, son distribuidos en diferentes zonas geográficas y mantenidos por el proveedor de servicios de la nube.

Este modelo tecnológico permite tanto a empresas como al usuario final la capacidad de acceder a una variedad de recursos bajo demanda, sin tener que preocuparse por el mantenimiento, seguridad o la escalabilidad, según las necesidades o cargas de trabajo del momento.

Curiosidad

¿Sabías que Salesforce fue la primera web en ofrecer servicios en la nube? En 1999 lanzó un servicio de aplicaciones empresariales que se accedía a través de internet y de un navegador. Posteriormente, este tipo de cloud computing paso a ser llamado: SaaS o Software as a Services.

Infraestructura de la nube

La infraestructura de la nube no es muy diferente a la infraestructura típica de un data center, pero esta, necesita de un conjunto de hardware, virtualización, almacenamiento y red, para poder ser una infraestructura de nube y poder ser considerada como tal.

Tipos de cloud computing

Con el paso del tiempo, la computación en la nube ha ido creciendo creando nuevos modelos de implementación, combinando los dos modelos principales que son: la nube pública y la nube privada. De esta forma, el resultado de esta combinación han aparecido nuevos servicios y tipos de nube como la híbrida o la multicloud.

Nube pública

Este tipo de nube es un modelo que ofrece recursos tecnológicos bajo demanda a través de internet, por medio de empresas externas. Estos recursos pueden ser servidores virtuales, bases de datos, entornos de desarrollo, hosting, etc.

Este modelo de nube facilita a la empresa centrarse en el negocio y no en la capacidad informática necesaria, como puede ser la adquisición y mantenimiento del hardware, la ampliación de la infraestructura u otros procesos tediosos y bastante caros.

Ejemplos de nube pública son AWS, Google Cloud Platform, Microsoft Azure, Oracle Cloud Infrastucture, Alibaba Cloud, IBM Cloud o Tencent Cloud.

Nube privada

Al contrario que la nube pública estas nubes son exclusivas y de red privada, es decir, su infraestructura está parcialmente en servidores locales y son inaccesibles desde el exterior.

Es lógico que cuando nos dicen que algo está en local pensemos en una infraestructura de servidores in-house, es decir, tener instalados los servidores en las instalaciones de la empresa. Esto suele ocurrir cuando una empresa quiere disponer del control total de su infraestructura y sus recursos, evitando que la información alojada en sus servidores pueda estar a disposición del arrendatario del hardware.

Hoy en día con una infraestructura como servicio (IaaS) de cloud privado se puede disponer de una nube privada y segura, reduciendo los costes tanto en el despliegue como en el mantenimiento de los equipos.

Ejemplos de nube privada gestionadas son Citrix, IBM Mirantis, Rackspace, Dell o Cisco, entre otros.

Nube híbrida

La nube híbrida es una combinación entre los servicios de nube púbica y privada que conectan la infraestructura local con los diferentes servicios de la nube pública, permitiendo así que funcionen conjuntamente.

Por un lado, esto permite a las empresas almacenar los datos confidenciales en data centers locales, evitando el acceso a los diferentes tipos de información y recursos de la empresa desde el exterior. Por otro lado, según las necesidades que vayan surgiendo entre las diferentes cargas de trabajo de los diferentes servicios de la nube, podrán ser compartidas o transportadas fuera de su infraestructura como por ejemplo a una infraestructura IaaS.

Algunas empresas especializadas en nube híbrida son AWS, Google Cloud Platform, Microsoft Azure, Red Hat, Citrix entre otras.

Servicios de la nube

Los servicios en la nube abarcan desde: Infraestructuras como servicio (IaaS), Software como servicio (SaaS) y Plataforma como servicio (PaaS). Todos estos servicios son accesibles por medio de internet y sin tener que descargar ningún software para utilizar sus recursos.

Características del IaaS

La infraestructura como servicio (IaaS) es un tipo de cloud computing que ofrece al usuario final una infraestructura TI bajo demanda al que se accede a través de internet. La empresa que contrata este servicio alquila la infraestructura TI a un proveedor de servicios en la nube, permitiéndole elegir las características del hardware que necesita, como puede ser la memoria (RAM), el espacio de almacenamiento (disco duro) o la capacidad de proceso (procesador).

Ventajas del IaaS

  • Reducción del coste en infraestructuras
  • Flexibilidad y control de la administración
  • Implementación rápida
  • Mantenimiento y modernización a cargo del proveedor
  • Escalado vertical (añadir nuevo servidor, aumentar memoria, etc.)
  • Eficiencia energética (sin gastos de electricidad ni refrigeración)

Características del PaaS

La plataforma como servicio (PaaS) es un entorno de desarrollo en la nube que al igual que IaaS, incluye una infraestructura de servidores, virtualización, almacenamiento y red que proporciona el proveedor de servicios. Además, PaaS ofrece un conjunto de aplicaciones en la nube ideal para los desarrolladores, ya que permite a las empresas desarrollar, ejecutar y gestionar sus aplicaciones de forma rápida y fácil.

Hipotético caso de uso

Supongamos que tienes en mente una magnifica idea sobre un nuevo videojuego online, en el que tienes pensado empezar a escribir el código y dedicar todos los esfuerzos del equipo en ello. Para poder conseguir un resultado óptimo, necesitarás de un entorno de desarrollo que soporte toda la infraestructura para que tanto el desarrollo, las pruebas y el lanzamiento del videojuego sean un éxito.

Un proveedor de PaaS facilitará las tareas de instalación y configuración como el hardware on-premise, mantenimiento y actualización de los servidores y una de las partes más importantes a la hora de diseñar la aplicación, que es la implantación de una plataforma personalizada sobre el cual se diseñará el videojuego.

Ventajas del PaaS

  • Reduce el tiempo de desarrollo
  • Puesta en marcha y despliegue
  • Reducción en costes de infraestructuras y licencias de uso
  • Flexibilidad para adaptar la plataforma según las necesidades
  • Mantenimiento y actualización del software del entorno de desarrollo

Características del SaaS

El software como servicio (SaaS) es un modelo de implementación de aplicaciones en la nube donde el software, está alojado en el data center del proveedor del servicio. El usuario puede acceder a sus aplicaciones a través de internet por medio de una suscripción o pagando por lo que utiliza.

Una solución SaaS muy conocida es el servicio de CRM que ofrece Salesforces para empresas o las herramientas ofimáticas de Microsoft Office 365. Estas aplicaciones están disponibles en la nube y no se necesita descargar ningún tipo de software para poder trabajar con ellas, solo se necesita de una conexión a internet y un navegador compatible.

Una ventaja de SaaS es que con solo iniciar sesión, podrás acceder a tus aplicaciones y ponerte en marcha sin necesidad de hacer nada más. Las aplicaciones son accesibles desde cualquier dispositivo y el mantenimiento, las actualizaciones y la modernización del software corren a cargo del proveedor del servicio.

Ventajas del SaaS

  • Pago por uso o por suscripción
  • Puesta en marcha casi instantánea
  • Escalable, amplía o reduce recursos
  • Accesible desde cualquier dispositivo
  • Aplicaciones sofisticadas al alcance de todos

Conclusión

El ecosistema del cloud computing ha ido creciendo cada vez más gracias a que usuarios y empresas sin los recursos o el conocimiento para poder gestionar los diferentes tipos de tecnologías, puedan tener acceso a un amplio abanico de aplicaciones, que son accesibles desde cualquier parte y a un coste bastante reducido.

¿Te ha parecido útil?